3ª Reunión: LA HUELLA DE LOS ESTIGMAS


Imagen relacionada

Estaba tranquilamente sentada en mi escritorio, indecisa, sin tener nada claro qué era lo que quería decir. En ese momento de incertidumbre, entró un mensaje de esos que ahora corren como la pólvora, solicitando firmas para reivindicar algo que muchos no apoyan y que se considera una falta grave contra los derechos humanos. Estaba a punto de desestimarlo, pues al final estas novedosas herramientas acaban convirtiéndose en algo aparentemente poco útil, pero un sexto sentido me hizo que no lo hiciera, así que siguiendo ese instinto, abrí la notificación. “TRUMP ENJAULA NIÑOS”. Este es el resumen de lo que acababa de recibir, no hay mucho más que contar. Niños en jaulas y ante tribunales como si fueran delincuentes. Quedé tan perpleja que no pude evitar que las lágrimas me arrollaran, como últimamente era habitual tras tanto sin sentido.
Como os contaba en anteriores ocasiones, el desasosiego emocional intento relajarlo con meditación, con la curiosidad de que últimamente cuando me conecto profundamente, entro en un vórtice que me transporta más allá del tiempo y me conduce a un espacio donde me comunico con los extraterrestres. Cada vez que llego, parece que me estuvieran esperando para sentarnos en esa mesa de reuniones en la que me explayo. La Comisión Intergaláctica, comienza a ser famosa y variopinta, indescriptible, diría yo, tanto que cualquier ser conservador, huiría despavorido ante aquel sinsentido para el humano de mollera cerrado y ojos velados por la materia.
-          Llegas tarde – me dijo una anciana violeta con garras en pies y manos y boca en forma de “trompeta”.
-          Lo siento… no sabía…
-          Que no vuelva a ocurrir – añadió -.
De repente, un diminuto duendecillo de color verde y amarillo, se rió a carcajadas para acabar diciéndome:
-          Te lo has creído. Te ha creído la acusación de la andromediana!!! No ves que te está poniendo a prueba…? Como vas a llegar tarde si aquí no hay tiempo…? Está claro que tu programación celular es muy poderosa, creo que a los humanos os costará eones liberaros de ese parámetro.
De nuevo me quedé perpleja. El duendecillo de marras tenía razón ¿cómo iba a llegar tarde…? Eso era imposible en aquella dimensión. Respiré profundo, deseando que el aire regenerara todas mis células y les enviara el mensaje para que se tranquilizaran. A cada inspiración y exhalación, comencé a percibir el alivio.
En aquella mesa no existía la exigencia, ello sólo era una proyección más de mi mundo terrenal.
-          En Ganímedes nos ocurrió algo similar, no te apures humana, es normal que nos sintamos confundidos, pero presiento que llegas aquí por algo que te tiene preocupada… - me dijo, invitándome a expresar lo que me angustiaba -.
-          Allí en la Tierra ocurre algo tan inexplicable que ni siquiera sé como exponerlo, la verdad – confesé -. Lo voy a intentar – aclaré mi garganta, pues iba a ser larga la explicación -. Se trata de una situación que no sé cómo puede resolverse, si es que se puede, ni tampoco como hemos llegado hasta ahí. Os hablo de nuestra terrible DUALIDAD. Tiene tal calibre y tal relevancia que se me hace muy difícil ponerle palabras. El sentimiento de que todo está dividido en dos, nos tiene separados por dentro y por fuera.
-          Así es, lo hemos percibido, hay tal apego a la dualidad que cuando os miramos podemos descifrar todas las secuencias que os desunen y que forman parte de vosotros, aunque creáis que es ajeno – comentó una circense con mallot de brillos y melena repleta de florecillas diamantinas – ahora mismo ésta circense que ves en mí, es un recuerdo de tus células, que al no poder identificarme en nada, ubicarme en ningún lugar, ni encontrar referencias en sus archivos, se inventan una forma y me ponen una identidad. Este es el apego material al que me refiero. Para los humanos, toda energía tiene que tener forma conocida. Habéis desarrollado una gran habilidad, tengo que reconocerlo… pero… perdona… sigue… disculpa esta aclaración…
A la falsa circense, de repente le desapareció el mallot y apareció un manto cristalino por el que parecía chorrear agua. Preferí no fijarme en esos detalles y centrarme en mi exposición.
-          Como os decía, actualmente en el Reino de los Humanos, todo funciona separado, esta separación se ha hecho a base de poner etiquetas a todo lo que es diferente a algo preestablecido. Esas etiquetas han dejado tanta huella, que se han convertido en estigmas. Todos los humanos estamos “etiquetados” por decenas, incluso algunos por centenares de etiquetas. No existe una etiqueta que no nos perjudique, pero nadie es capaz de desetiquetar y librarse de esos apósitos insalubres y asesinos de la esencia principal.
-          ¿Etiquetas…? ¿Huellas…? ¿Estigmas…? – repitió un ser verde parecido a un camaleón por el poder de transformación de su piel – acláramelo mujer, no te entiendo.
-          Pues eso… por ejemplo, hoy nacer mujer es un estigma, tan sólo por ello vas adornada de múltiples etiquetas. La de sumisa, débil, manipuladora, objeto, culpable de todos los males, motivo de la bajeza del hombre, puta, pendeja, bruja, siniestra, princesa… y un sinfín inacable. Pero no importa, porque si naces hombre, te encuentras igualmente etiquetado por los instintos más básicos, dominante, abusador, traidor, agresor, dictador, fuerte, salvador, el que lo puede todo, el puto amo de su reinado, etc…
Lo peor es que además de todas las etiquetas de género, se tienen que añadir otras producto de más diferenciación, así también existen las etiquetas de gay, maricón, tortillera, beata, machote, fulana, etc…
Pero sigue sin acabar ahí la cosa, porque si hablamos estatus social, nacionalidades, política, culturas, razas o etnias varias, tenemos a los subdesarrollados, tercermundistas, a los sudacas, negritos, chinitos, a la casta, a la new age, a los nazis, a los rastas, a los pagafantas, a los fachas, a los ninis…
Y si nos vamos por los caminos del espíritu, nos encontramos con los falsos gurús, los charlatanes, los inquisidores, los de las órdenes, los imitadores de cristo, los que no dan un palo al agua en nombre del espíritu, los tarotistas de mercadillo y un sinfín de supercherías.
-My Good!!! – escuché exclamar con voz muy pija a una alienígena con tipo de kardashian -. My Good!!! – repitió – no me lo puedo creer… Eso es inhumano.
-          Lo es, es terrible, sobre todo porque al final no existe un solo individuo en todo el planeta que no lleve etiquetas, pues aunque te creas impoluto de ellas, si preguntas al enemigo seguro que tienen muchas para ti.
Así da igual que seas blanco, negro o colorao… que seas simpático, agradable, o un tarao… porque seguro que también eres facha, o gay o de esos de la new age, algo tienes que tener que te separe del todo. Si eres moreno de piel, tienes muchos números para ser un pobre ratero de quien se tiene que desconfiar. Si eres musulmán eres terrorista de la yiha, si eres colombiano del narcotráfico, si eres mejicano un machista de cuidado, sólo si eres japonés pareces haberte ganado un respeto, pues tus movimientos ritualísticos y serenos, te convierten en un gran ejemplo.
Tuve que hacer un breve inciso para coger aire, pues todavía podría seguir sin encontrar el fin.
-          Creéis que acaba aquí la cosa, pues no, los estigmas no tienen fin, aún siquiera os he hablado de las etiquetas a  los pobres y necesitados, vagos y uraños, ni de las minorías de los discapacitados, enfermos y chalados, de los síndromes que a muchos avergüenzan y de los endemoniados.
-          Por favor, déjalo aquí. Basta. No más. No lo puedo soportar… - gritó algo histérica una glacial mujer que parecía que se iba a disolver… Entonces… ¿cómo lo hacéis…? – me preguntó como si yo tuviera una respuesta que pudiera liberar a esos niños que Trump separaba sin ninguna responsabilidad sobre lo que ello significaba -. En realidad todos estáis enjaulados, separados por barrotes que os encasillan por departamentos, como si fuerais tornillería en un taller para que ninguno se mezcle con el otro, por si el mecánico se confunde.
-          Así es. Sospecho que todo está escondido en la GRAN ETIQUETA – confesé -.
-          ¿LA GRAN ETIQUETA…? – se escuchó de forma repetida -.
-          ¿Esa cual es…? – preguntó un simplón con cara de bonachón, ojos de bolas negras y cejas angulares.
-          La peor, la que lo contiene todo, la que invita a la DUALIDAD UNIVERSAL, la GRAN ETIQUETA DEL BIEN Y DEL MAL – les dije observándoles a ver cual era su reacción -.
-          ¿El bien y el mal? ¿Eso qué es? – pregunto una niñita con carita de ángel y ojos de demonio inyectados en sangre -.
Me asusté. No pude evitar dar un respingo al ver encarnado ambos lados en aquel ser que me seguía observando esperando que le respondiera con alguna reflexión de las mías.
-          Bufff, creo que ya lo entiendo, creo que el bien y el mal está en mi forma de mirar, en cómo te veo, en como proyecto lo que yace en mis adentros.
Sorprendentemente, conforme iba cejando en mi empeño por comprender como funcionaba la conciencia planetaria y entrando en el silencio, a la niñita se le fueron aclarando sus vívidos ojos y comenzó a sonreír. Para mi sorpresa, después de aquello, me sujetó de la mano y me dijo…
-          Vamos al TODO ¿me acompañas…?
Sin pensármelo sujeté su mano y la acompañé.
Cuando regresé de esta meditación pude proyectar esa conciencia universal en la que por unos instantes habité, sólo deseaba que aquella experiencia que ahora tenían mis células se convirtiera en una realidad para todos los habitantes de este planeta. Tal y como lo sentí, lo visualicé. Si, era posible habitar más allá de la dualidad, no es una utopía. Hoy lo sé. Es mi experiencia.


Joanna Escuder
28 de Julio de 2018

De Eva a Lilith 2ª Parte

Resultado de imagen de EVA Y LILITH

Sino has leído DE EVA A LILITH 1ª PARTE, te recomiendo que lo hagas antes de penetrar en la lectura de este segundo artículo, donde nos sumergimos para realizar una extensa introspección en el aspecto de género potencialmente afectado por los dogmas de occidente, en lo que se refiere al "legado" bíblico. A través de esta 2ª Parte, he decidido realizar un "desgrane de género" con la intención de ponerle palabras a ese cúmulo de actitudes tóxicas que nos están condicionando a muchos y que se están desvelando para ser identificadas, reconocidas y transformadas.

Para poderme explicar mejor, veamos cual es el proceso evolutivo visto tanto desde el prisma de la conciencia colectiva como desde la individual.

PROCESO EVOLUTIVO YIN-YANG EN LA CONCIENCIA COLECTIVA E INDIVIDUAL

A través del siguiente esquema vamos a realizar un intento de explicar de forma didáctica el proceso que se produce a nivel de Género tanto en la Conciencia Colectiva como en el Individuo, por Correspondencia con el Todo.
Recordemos en todo momento los sagrados principios “herméticos” para poder comprender lo que aquí se intenta explicar.
Teniendo en cuenta que lo que está fuera, está dentro, tenemos que el individuo dispone de una referencia energética resonante con su interior, si echa una mirada a su entorno (lo exterior). Este entorno se convertirá en su referencia para determinar las características quánticas y cualidades de su energía yin y yang. Así una persona con cuerpo de mujer, conocerá donde vibra su yang (aspecto masculino) observando los hombres y mujeres de los que se rodea y con los que se siente a la par en creencias y pensamientos. Lo mismo le ocurrirá a una persona encarnada en el cuerpo de un hombre si observa a las mujeres y hombres, sobre todo de su familia y su entorno.
Cuando alguien se relaciona con personas de forma “oculta”, es decir que no comparte en su vida diaria con los suyos y que solamente conoce él o ella, estamos ante una poderosa creencia que afecta al género y a las leyes éticas impuestas sobre la familia, la sociedad o un ámbito religioso y cultural muy específico. Este aspecto “oculto” nos está indicando la diferencia que hay entre nosotros y el otro más cercano y donde siento pertenecer.
Aquí el sentido de pertenencia está muy arraigado y puede ocurrir que desvelar la atracción hacia algo que es rechazado por la familia, nos convierta en “traidores” o “repudiados”, por lo que decidimos ocultar nuestra verdadera conciencia.
Es importante que para hacer este ejercicio que planteamos, seamos muy sinceros con nosotros mismos y valoremos el grado de limitaciones por creencias que se han apropiado de nuestra esencia, solamente desde este acto de sinceridad podremos liberarnos de ellas y mostrarnos de forma abierta y natural ante el mundo, sin sentimientos que no nos benefician y nos anulan.


De forma simbólica podemos decir que la representación del yin-yang no es otra cosa que las características duales de nuestra Conciencia representadas por lo masculino y lo femenino, como correspondencia a la naturaleza de nuestro Universo. De hecho este símbolo guarda paralelismo con nuestro cerebro, que también tiene dos hemisferios, el lógico, tangible y racional (masculino) y el ilógico, intangible e irracional (femenino). Es necesario decir que no podemos equivocarnos al hablar de género y confundirlo por sexo, pues todos contenemos ambos géneros aunque nuestro cuerpo manifieste uno de los sexos. Así cuando hablamos de lo femenino no estamos hablando exclusivamente de mujeres y cuando hablamos de lo masculino no estamos hablando exclusivamente de hombres.

En el caso que nos atañe a la hora de comprender el avance evolutivo de la conciencia relacionada con el género y que hemos denominado “De Eva a Lilith”, observaremos como este camino evolutivo define lo que en el presente actual está ocurriendo en niveles tanto colectivos como individuales.


¿CÓMO SE CREA EL YIN-YANG?
La célula en cuyo contenido cohabitan dos aspectos contrapuestos, tiene la capacidad de transformarse hasta la consecución de la más mayestática expresión de su Ser. Para ello, la unidad que contiene los dos aspectos, masculino-femenino, siendo éstos un paralelismos de las fuerzas esenciales del Universo, pasa a ser el receptáculo de la simbiosis de ambos, de forma que cada uno de ellos mantiene su esencia pura, pero pudiendo generar entre ambos, la fuerza consustancial que sustenta esa totalidad en la que se han disuelto, transformando su Ser, en el mayor grado de expresión, dentro de su límite no se pasa.


Partiendo de este patrón, obtenemos el siguiente proceso geométrico, base simbólica de la expresión de estas fuerzas masculino - femenino ó yin-yang, como se conoce a través de las diferentes culturas orientales.


En primer lugar se toma de una de las esferas la mitad superior y de la otra la mitad inferior. Obteniendo dos segmentos abiertos:



El paso siguiente es unir ambos segmentos por sus extremos, formándose de esta unión un único segmento por el cual puede circular la esencia de ambos en ambos sentidos. Representando esta unión, la capacidad de entrega y equilibrio mutuo.




Regresando a la célula original y recogiendo ambas esencias en ese todo, obtenemos el proceso final en el cual, cada esencia ha realizado su proceso individual y de unicidad. Ha concretado el principio y el final del plan.


Rellenando una de las dos partes de la figura en negro y dejando la otra en blanco, se obtiene, el símbolo del Ying-Yang:



LA TRANSICIÓN ARQUETÍPICA ENTRE LA CONCIENCIA DE EVA Y LILITH

Fase iniciática en la que pese a que ambos aspectos de la dualidad pertenecen a la unidad, no existe el suficiente autoconocimiento ni autoconsciencia como para disponer de un claro sentido de indentidad. La experiencia de encarnaciones en la rueda del samsara, es la oportunidad que entrega a la vida mediante la linea de tiempo para que el alma se nutra de experiencia y se conozca ante las diferentes situaciones que la vida le pone. Es posible que existan almas que tienen muchas vidas y experiencias y poca o mínima evolución y al contrario, pues la madurez del alma no está supeditada al número de vidas, sino al desarrollo de la conciencia y la intención evolutiva. Esto es importante apuntarlo debido a que se comete el error de creer que muy numerosas vidas es sinónimo de una elevada conciencia.

Si nos centramos en la Era que nos atañe y que se ha denominado la Era del Patriarcado por el supuesto estado infantil de la conciencia colectiva que precisaba sentir un Dios Padre Poderoso y Protector ante su dolor y desasosiego por el supuesto abandono en esta dimensión material, veremos que el impulso evolutivo está centrado en la madurez y responsabilidad ante la vida y las circunstancias, así como la gestión de nuestros actos, por lo que vamos a centrarnos en el estado frecuencial de vibración YIN y que manifiesta una gran parte de la colectividad afectada por los dogmas y creencias que nos llegan desde antaño a través de los escritos de la Biblia y de las interpretaciones religiosas. Cabe apuntar que si hablamos de religión es porque este es uno de los grandes 4 poderes que tienen influencia en la conciencia humana, siendo los otros tres, el Poder Judicial, el Poder Económico y el Poder Político.




EVA

Como hemos visto en el artículo Eva no sabe quien es, no se conoce y solamente vive y piensa de acuerdo a los arquetipos bajo los que se ha desarrollado experiencialemente.
Pero Eva también muere y lo hace a través de la evolución generacional, tras haber dado con el límite de su capacidad de anulación y entrega al otro. Cuando muere se lleva con ella una gran lección de vida, se lleva la más elevada riqueza que te puede otorgar la experiencia en nuestro camino evolutivo hacia el encuentro con la verdad de uno mismo.
Esa riqueza aún inmanifestada comienza a latir tal cual lo hace el alma que está deseando salir de lo conocido y penetrar en lo desconocido. Es el gran salto al vacío de todo paso evolutivo.
En ese instante se inicia una poderosa batalla interior, entre lo que conoces y lo que no. Entre lo que te ha dado identidad (aunque falsa) y lo que no conoces y por tanto no te identificas.
Eva en sus últimos días es valiente, se rearma a sí misma con una fuerza sobranatural que le es entregada por su akáshico y por todas sus ancestras, tan Evas como ella. Aquí es cuando el poder del linaje se torna un tesoro que tenemos que saber recoger para usarlo como combustible. Será la energía que nos mantenga vivas en la dirección en la que nos comenzaremos a reconocer como individualidad de género. Sentiremos el cambio de identidad, eso significa que Lilith está tomando cuerpo, está encarnando para saber más de sí y recuperar su verdadera esencia femenina.


EL YIN YANG INTEGRADO EN EL UNO (Todo lo que Existe)

Esta unión no es para explicarla con palabras, es únicamente para sentirla y vibrar en ella. Solamente añadir que la verdadera alianza de género, jamás está fuera de nosotros, sino dentro. Es el “matrimonio” interior, es la unión de nuestros aspectos de género, bailando, caminando, viviendo a la par. Esa es la paz interior.





Joanna Escuder
1 de Junio de 2018

EN TIERRAS DE MU


Tras el hermoso reencuentro con mis ancestras, mis bisabuelas, JUANA PÉREZ y MARIANA ESCUDER, las que en realidad han dado el nombre a la escribana que llevo dentro, he sentido escribir este texto. Sé que quiero decir algo muy alto y claro y así me he permitido volver a deslizar la pluma por el lienco en blanco... mientras unas florecitas blancas de almendro me abrazaban...

Resultado de imagen de isla y mar imágenes de luz

Cierro los ojos y puedo ver el Mar, y pese a ser sordo también lo puedo escuchar. Saboreo toda la intensidad de su sal, percibiendo el infinito aroma de toda su profundidad.
Aquí me encuentro, tocando cada palmo de este hermoso lar, emocionado al poder recordar, el día que partí de aquella isla oculta bajo las aguas de sal.
En ese increíble lugar, que aún muchos no recuerdan habitar, viví y aprendí todo lo que hoy soy capaz de expresar.
De repente, abro los ojos, una poderosa fuerza me ha despertado, me ha tocado el hombro y me ha susurrado que han llegado los tiempos de emerger, tal cual lo hace un vergel, cuando invade de vida toda aridez.
Emocionado, siento mi garganta emitir sonidos que quedaron ahogados, en esa isla ancestral, de la que muchos hablan, pero no se atreven a explorar.
Hoy, estoy aquí, viajo desde el ayer, Mu es nuestro nombre, fui uno de sus habitantes, uno de esos seres que aprendiendo a ser amantes, sobrevivieron a todas las epidemias de hambre, permaneciendo - pese a todas las catástrofes - impertérritos en nuestras naves, sabedores de que será el tiempo quién nos devolverá nuestra identidad.
Si, Mu ha regresado, hemos regresado, pero sólo seremos visibles a quién nos coja de la mano. ¿Vamos…?
Sin dudarlo, tomas mi mano, y sin aferrarnos, nos sumergimos para viajar a nado, hasta dar con ese pedazo de tierra que en su día ocupamos.
Tomo un puñado de ella, me habla de los días en los que la arábamos, para dejar caer cientos de semillas, con la certeza de que el tiempo nos entregaría, los frutos del Árbol de la Vida, los que yacieron encerrados en cada una de esas semillas y que lograron tomar vida, durante vidas y vidas, cuyas infinitas ramas nacidas, germinaban brotes que contenían toda nuestra energía.
Hoy hemos regresado, el Árbol de la Vida vibra, mientras se escucha la voz del Templo, donde las Sacerdotisas oran, las Amazonas lo celebran, las Artesanas crean hermosas odas y las más entrañables dadoras, emanan el alimento que nos convirtió en eternos.
Tiemblo, casi no consigo creerlo, es cierto, es el momento. Respiro profundo y eterno, asiento mi intención y sin más… emerjo.
Ya no hay vuelta atrás, las aguas de sal no son mi techo, pues hoy es únicamente el mismo Cielo, quien me da vida y alimento.
Somos de Mu, de las lejanas tierras sumergidas que han mantenido viva, la misma vida.

Joanna Escuder
20 de mayo de 2018



LA PRIMAVERA de JUANA PÉREZ OLID

Es curioso vivir lo que damos en llamar "la magia de la vida". Digo curioso, porque por más veces que la magia haga presencia en mi vida, sigue sorprendiéndome.
Es evidente que estas percepciones - las de la magia - son apreciaciones internas muy difíciles de transmitir, algo que tiene que vivirse para darse cuenta de que existe. Algo que permanece mucho más allá del tiempo y que se llama ESPACIO, pues el tiempo es únicamente un vehículo para que lo que habita en el espacio se haga visible. 
Quizás no me explico muy bien, lo sé, pero no lo puedo explicar de otro modo, porque no creo que existan los términos que consigan definir lo que deseo expresar, que sé a ciencia cierta que no pertenece a este mundo, al de la lógica.
En esa sinrazón donde la lógica no tiene cabida, suceden cosas que te hacen vibrar el corazón, esto me ha ocurrido cuando he leído este texto, que quizás para la mayoría no significa nada o gran cosa, en cambio para mi ha sido esencial.

La autora, Juana Pérez Olid es mi bisabuela, una señora antigua totalmente desconocida para mi. Mi padre, cuando habla de su abuela, no lo hace en términos que puedan llamar mi atención como para tener deseos de haberla conocido, pues parece ser que la vivencia que él tuvo con ella, no fue buena. Yo no entro en juicios ni en percepciones ajenas, pero si entro en mis percepciones, que es a lo que voy. 

Todo comienza cuando una noche sueño con una mujer que me habla de "cuadernos viejos". Cuando me despierto únicamente me acuerdo de eso, CUADERNOS VIEJOS. Durante el resto del día, no puedo evitar acordarme de ello, tanto es así que busco por internet cuadernos antiguos, sin saber muy bien porqué lo hago.



 Al ver las imágenes pienso en mi padre, creo que él conserva algún cuaderno antiguo, como si me sonara que alguna vez me hubiera enseñado uno de su infancia.
Incluso cuando veo la palabra CUADERNO en la portada, recuerdo que en el cuaderno de mi sueño también la ponía.

Al día siguiente, continué obsesionada con el tema de los cuadernos. Decidí prestar atención a mi intuición. He aprendido que si lo hago siempre activo "la magia de la vida", me costó aprenderlo, ahora intento no olvidarlo nunca.
Me concentré en buscar interiormente qué me estaba sugiriendo todo aquello, hacía unos meses que mi cualidad de escribana estaba muy apagada, como encerrada, anulada por tener dudas y quebraderos absurdos en la cabeza, siempre relacionados con el perfeccionismo y esos obstáculos que nosotros mismos nos ponemos. 
Cuando después de mucho bucear en mí, creí haber dado con algo.

Con Karme y Adrià hemos creado NANASSEL www.nanassel.blogspot.com un proyecto para editar textos de forma original y artesanal. Fue así como relacioné el sueño con el deseo de editar 10 Relatos que desde hace tiempo busco como sacar al público de forma original.
Con esta idea muy latente, hablé con mis compañeros y les propuse editar los 10 Relatos en formato de "cuaderno viejo". Sería una colección que llamaríamos "CUADERNOS DE BITÁCORA".
A ellos les encantó la idea, tanto fue así que ya comenzamos a repartirnos el trabajo. Mientras yo tenía que revisar los textos de los diez relatos, Karme tendría que mirar los materiales, el tipo de papel, la encuadernación, etc, mientras Adrià prepararía varias ideas de diseño de portada, en base a cuadernos antiguos.

Entonces volvió a la mente mi padre y mi empecinamiento en que él tenía un cuarderno que podía servirme de referencia para este proyecto. Lo llamé y me dijo que solamente recordaba tener uno de ortografía y otro que era de su abuela.

El día de mis 54 años, nos reunimos para cenar y me enseñó los cuadernos. Me explicó la historia del cuaderno de ortografía y después el del cuaderno de mi bisabuela, que había llegado a sus manos, tras la muerte de un primo suyo, cuando su viuda decidió entregárselo a mi padre para que lo conservara, porque ella no iba a hacer nada con aquello.

Desde entonces, él lo ha conservado sin aparentemente demasiado interés por su contenido, pues a parte de que es muy difícil de leer, por tener una malísima caligrafía, no le gusta que contenga textos religiosos que al parecer escribía su abuela constantemente.



Cuando llegué a casa lo estuve ojeando con tranquilidad, extrañada por los cambios radicales de letra que hay en la libreta, que parece que esté escrita por diferentes persones, cuando todos los textos los firma ella.

Pero de repente encontré este entre todo aquel sinsentido:


Lo transcribo para facilitar su lectura:

PRIMAVERA

Parece que están nevadas las flores de los almendros,
cuantas florecitas blancas de los tallos se han abierto,
se diría que algún hada misteriosa
para ello robó la luz de las altas estrellas del firmamento
y se sienten las miradas de los que sueñan viajeros,
sin rumbo como nautas en busca de un mundo nuevo.
Ya la Primavera canta en el corazón enfermo,
y vienen las esperanzas y anidan en nuestro pecho.
Oh!!! Milagrosa flor blanca,
tú me enseñas a pensar las grandezas del eterno,
que a mi me a puesto mi alma,
como la flor del almendro,
con su sangre derramada.

Mientras me permitía sentir el mensaje del texto, muy emocionada, no paraba de mirar el libro que también me habían regalado aquel mismo día:

LA MORT I LA PRIMAVERA
de Mercè Rodoreda

Resultado de imagen de la mort i la primavera

Con una preciosa dedicatoria, que entre otras cosas me decía:

"Nunca te olvides que naciste en Primavera".

Lo curioso es que la persona que me hizo este regalo es también escritora además de periodista.

Sentí, eso que comentaba al principio, que había un mensaje que sobrepasaba el tiempo y que llegaba a mi presente absoluto muy claro. 
El del pasado, de una de mis ancestras escribientes y el del presente de una de mis amigas escribientes.

La Primavera a partir de ahora es el símbolo de Joanna Escuder, para que cada vez que el valor por su creatividad, expresada en narrativa, sea desestimado, negado o encerrado en un cajón, la Núria tenga la fuerza de sacarlo de ese estado, abrazarlo y compartirlo sin miedo a los juicios ajenos, sintiendo que otras mujeres, algunas más cercanas y otras muy lejanas, tuvieron la misma intención, la de construir textos usando la magia de las palabras que le brotaban de dentro.
No puedo volver a olvidar que el lenguaje de las almas es simbólico y que pertence al hemisferio ilógico del cerebro.

Quiero agradecer a mi padre que conservara este texto que tanto alivio ha dado a mi alma, aunque no entienda el motivo, sé que con la lógica no lo voy a hallar.
Y quiero agradecer a mi bisabuela Juana, que un día decidiera escribir este retazo con buena caligrafía, seguro que nunca pensó que una biznieta un día lo leería, comprendería el mensaje y lloraría de alegría. GRACIAS YAYA JUANA, hoy la Joanna tiene más sentido que nunca. 


Joanna Escuder
12 de Mayo de 2018



EL POZO

Quien se permite beber del agua del pozo de sus sueños DESPIERTA y ahí comienza la aventura del navegante, quien trasciende las limitaciones de la mente y se sumerge en LO INCOGNOSCIBLE permitiéndose sorprender de todo lo que del agua del pozo emerge.

En este punto me encuentro, bebiendo sorbo a sorbo, lentamente, transcribiendo cada sentimiento, convirtiéndolo en un retazo de historia que va llenando las páginas de mi propio libro.

Joanna Escuder

La imagen puede contener: exterior, agua y naturaleza

CÓSMIC CÓMIC DE LUXE


2ª Reunión: LA UNIVERSALIDAD Y YO

Imagen relacionada
Unas interminables lágrimas resbalaban por mi rostro, cuando rememoré la época en la que de una forma muy inmadura adopté una postura que no me hacía bien. Por unos instantes quise incluso golpearme por estúpida, como si yo tuviera todo el poder para haber creado esas situaciones que no me favorecían. En mi camino hacia la madurez, me había dado cuenta de que no todo depende de mí y de que mis vivencias son cosas de todos sus protagonistas, que nada ni nadie está en mi contra, que nada es personal, sino experiencial y que gracias a la experiencia se aprende. Sonreí al sentir que la vida siempre está en nuestro favor y que somos nosotros, que todavía inmaduros nos ponemos de culo y nos resistimos al aprendizaje, pues eso trae consigo cambios y parece que a los humanos nos cuesten una barbaridad cada pequeña transformación que tengamos que hacer, siempre decimos que más vale bueno conocido que malo por conocer, y ese es en realidad el gran problema, pues si dejáramos de etiquetar en bueno y malo, seríamos más valientes para adentrarnos en conocer lo desconocido y ampliar nuestro mundo.
Pues aún sintiéndome orgullosa y alegre por haber dado con esta satisfacción, un estúpido centuriano de la estrella de Alpha Draconis, se cachondeaba de mis conclusiones. Eso me irritó lo más, pues me pareció de muy poca consideración reírse en mis narices y menos por algo que me daba serenidad.
Fue entonces cuando una perfecta estela de nombre Minotauro que andaba por allí, decía que procedente de un paraíso sin fin, localizado en las brumas de Arcturus, me recomendó que ignorara al centuriano. Parecía ser que aquel estorbo de energía siempre se andaba con risas ante cualquier descubrimiento emocional humano, decíase – según la minotaura – que llevaba eones burlándose de la gilipollez humana, que se lo pasaba bien ridiculizando a todo aquel que pensara y sacara conclusiones de algo, como si esas conclusiones fueran la panacea o una sabiduría universal.
La rabia hizo que cesaran las lágrimas, y no sólo eso, sino también la capacidad de continuar rememorando y sintiendo mis propios avances quánticos. El puto centuriano se seguía riendo de mí y yo allí estaba luchando entre ignorarlo o darle un guantazo. De repente escuché una diminuta vocecilla que me decía:
-          Métele, métele, dale fuerte, cállale la boca, es un intruso, no te achantes que tú vales mucho y ese no tiene donde caerse muerto.
Cuando miré hacia abajo, me encontré con un diminuto ser que no puedo describir pues cuando me quería fijar bien en su forma, todo se tornaba borroso, era tan agitada su energía que no podía enfocarla con la capacidad de mis ojos. Así tuve que desistir en concretar de donde procedía aquella voz diminuta, casi podría decir que extinta y que me provocaban ganas de pisar.
Sentí que tenía que ser fuerte ante el control de mis impulsos y que como en mis conclusiones había dicho, nada estaba en mi contra, ni nada era personal, así que lo que dijera el centuriano me iba a dar igual y las ganas de conflicto de la pulga esa, también. Gracias a disponer de ese poder, al levantar la mirada pude ver algo excepcional, la minotaura estaba postrada bajo un roble descomunal. Me dijo:
-          Ven, acércate, recuéstate conmigo, quiero enseñarte algo, haber si puedes sentirlo…
Y me invitó a que me tumbara con ella bajo el abrigo de aquella centenaria copa. Lo hice. Estaba deseando sentir lo que la joven me quería transmitir.
Los rayos solares, cristalinos y fugaces, penetraban cada hueco entre las hojas y ramas de la copa, alcanzando nuestros cuerpos, estirados sobre un manto de hierba fresca, florecillas e insectos varios.
-          ¿Insectos…? ¿Florecillas…? ¿Hierba fresca…? ¿De qué estás hablando…? Aquí no hay nada de eso – me aseguró la minotaura algo extrañada por mi confusión -.
-          No entiendo, yo siento estar tumbada sobre la tierra, puedo olerla.
-          Me lo temía – se quejó para dentro como si hablara con ella misma – me lo temía… estás poseída.
-          ¿Cómo? ¿Qué estás diciendo…? ¿Poseída…? – casi le grité.
-          Si, lo siento. A casi todos los humanos os pasa lo mismo. Todos creéis que en el Universo las realidades son paralelas a vuestro mundo. Os encanta sentiros en centro de atención de la galaxia. Mira chica, para nada. Estás proyectando una imagen conocida para ti, grabada en tu retina, fácil de reconocer por tu energía y eso no te permite ver, ni dónde estás, ni qué hay aquí, diferente a lo que conoces. Vas a tener que hacer un esfuerzo – me recomendó con muy buen talante por su parte, animándome a que me permitiera desprogramarme de los paisajes y de la naturaleza del planeta tierra, para poder sentir la otra.
-          Voy a intentarlo – le aseguré – pero no puedo prometerme que lo lograré.

Era cierto, tenía serias dudas en si podría alcanzar a deshacerme de todo lo que mi Ser Humano conoce y que está supeditado a su vida en el planeta tierra. Jamás antes había tenido experiencias de este tipo, en las que otros seres extraterrenales hablaran conmigo y me enseñaran otros confines del Universo. Era cierto que en aquella preciosa escena, yo había proyectado un árbol y había sentido la tierra. ¿Era posible entonces que este elemento, la tierra, no formara parte de otras realidades quánticas y que no tuviera sentido expresarla como yo la conocía?
Me estaba comenzando a resultar muy difícil habitar en otros mundos y realidades, me sentía torpe y de nuevo un infante que tenía que volver a aprender, si quería madurar para habitar en la adultez. Pensé que era un cuento de nunca acabar, cada paso que te llevaba más allá de tu mundo, era volver a empezar y siempre lo hacías desde la infancia, algo que me hacía sentir terriblemente agotada.
De nuevo las lágrimas surcaban mis mejillas, de nuevo las carcajadas del estúpido centuriano que no cejaba de mofarse en mi cara, sin ningún tipo de consideración y mucho menos de compasión. Me incorporé rauda, movida de nuevo por la rabia y tal y como esta apareció, también lo hizo la microvocecilla infernal:
-          Métele, métele, déjalo cao. Vamos, fuerte, dale… - me insistía, como si creyera que la iba a obedecer. Imposible. Cada vez que la pulga aparecía me daban ganas de pisarla, me di cuenta que en mi interior ya no tenía ninguna presencia. Me alegré. Al menos el microorganismo inservible, podía ser asesinado. Así lo hice. Sin pensármelo, lo pisé con fuerza e incluso lo restregué bajo mis pies. Nunca más volvería a molestarme. Me sentí feliz.
Ahora solamente me quedaba bregar con el puñetero centuriano y por supuesto con la minotaura, que de pronto me había provocado desconfianza. Los observé a los dos. Mientras la minotaura hacía verdaderos intentos por mostrarme lo desconocido y de ayudarme a integrarme en mundos muy diferentes al mío, el centuriano se reía en mi cara, como si todo aquello fuera una absurdidad inventada.
Me puse muy seria ante ambos, quienes me miraban esperando a que me decidiera si creía a uno o al otro, incluso me pareció que a ellos tanto les daba lo que yo eligiera, lo que querían era que me decidiera. Me quedé un buen rato de brazos cruzado reflexionando. No estaba de acuerdo con el centuriano, pero había algo de él que me atraía ¿y si tenía razón…? ¿y si todo era una invención…? ¿y si yo era una ilusa aburrida allá en la tierra, que quiere cosas nuevas porque cree que ya lo ha vivido todo…? ¿y si el alpha lo que quiere es que no huya de un planeta que no ha podido todavía enseñarme todas las maravillas que contiene…? ¿y si…? Me di cuenta que conforme yo hacía estas elucubraciones el centuriano había dejado de reír. Ahora me miraba muy serio, poderoso, incluso diría que contento, tanto que pude verlo atractivo y todo aquel sentimiento anterior ahora se estaba convirtiendo en amor. Lo comprendí. Nos miramos fijamente a los ojos. Sentí su amor, su forma de comunicarse conmigo. Sentí como la burla fue su manera de llamar mi atención. Le sonreí. Lo había comprendido.
Me dirigí ahora hacia la minotaura. Era preciosa. Ella me miró generosa, ofreciéndome el Universo al completo. Invitándome a penetrar en él a mi antojo, con su compañía, con su energía y sabiduría como guía. Me sentí profundamente agradecida. Nos miramos, nos comprendimos. Nos abrazamos.

Aquel torbellino interior había desaparecido. Me sentí aliviada profundamente. Lo estaba entendiendo todo. No se trataba de elegir a uno u a otro, se trataba de aunar ambas energías, de salir a la universalidad sin huir de lo terrenal y de vivir lo terrenal con espíritu universal. Lo había entendido. En mi interior ahora había silencio. Nada más. Sólo silencio y paz.

El sonido de la música me sacó de la meditación. Me sequé las lágrimas. Mi pareja había puesto nuestra canción favorita. Le sonreí sin mediar palabra, agradecida por aquel hermoso momento. Bretón, me tendió su mano y bailamos, bailamos sin que nada pudiera detenernos. Me sentí fuerte pisando con mis pies en la tierra, mientras mi alma surcaba realidades quánticas interminables. La música acompañaba todas mis células y ahora él cuando me miraba podía ver el Universo en mis ojos, pues ese silencio tan hermoso, me permitía proyectar la luz de cualquier rincón.

Joanna Escuder
27 de Marzo de 2018